Suscríbete a la lista de correo para recibir las noticias y novedades importantes que me sucedan.

Te avisaré de fechas de lanzamiento de disco, libro o videoclips.

TODOS LOS CAMPOS SON OBLIGATORIOS.

Los datos que te son pedidos en este formulario serán utilizados para mandarte las últimas noticias de MENDI AV.

No se venderán a terceros ni te llegará ningún tipo de SPAM, y podrás darte de baja en cualquier momento de la lista de correo contestando BAJA a cualquier email que te sea enviado.

Tu suscripción ha sido registrada correctamente.

Gracias.

Aquí puedes encontrar un adelanto del libro. La introducción, y 5 de los 100 poemas que forman la obra.



Pensamientos - 100 Golondrinas



Introducción

Cuando veo que un libro que voy a leerme tiene introducción, me pongo algo nervioso. No sé si será la impaciencia por empezarlo de una vez y sin preludios, o si será el temor a que me desvelen parte del contenido y de la magia de la obra que estoy a punto de leer.
De todas maneras, quería escribir una introducción para poder explicarte qué es lo que vas a encontrar desde el punto final de este breve texto en adelante.

Algo antes de la adolescencia, cuando mi corazón empezó a sentir más allá de los sentimientos primarios que hay antes de ella, empecé a escribir.
Escribir sobre los nuevos sentimientos, sobre como veo las situaciones a mi alrededor, sobre el amor y el desamor. Sobre la tristeza, la melancolía, y la nostalgia. Y también escribir sobre la búsqueda de uno mismo, entre tantos otros temas o sentimientos.

Tras más de 10 años de textos, poemas, y desahogos en papel, recopilo en esta obra los que a mi parecer son los más emotivos o significantes.
Aparecen en este libro ordenados cronológicamente, así pues, quiero que sepas que los primeros que encontrarás fueron escritos por un adolescente, y que vas a leer el paso de sus años y de sus sentimientos, hasta la persona que hoy soy.

A estos escritos les llamo pensamientos, pero también podría llamarles emociones, encuentros o desencuentros. Podría también llamarles, de una forma mucho más romántica, pájaros que impulsados por el latir de mi corazón, salieron volando de mi interior en forma de letras.

100 sentimientos, 100 poemas, 100 golondrinas.

3 La mitad

Mezclando nuestra genética
en un colchón sin acolchar,
desbordando los costados,
extremidades,
par e impar.
Flotando entre las nubes
mi humo blanco al fumar,
nos respira y contamina,
mientras duerme,
la ciudad.

¡Calla cuco! No despiertes la mañana,
¡quiero noche! ¡eternidad!
Y con los ojos aún cerrados,
siento al lado
mi mitad.

Y si me despiertas, despiertas conmigo
los rayos de luz de nube,
recoges el agua en cazos de lluvia
y haces sopa envenenada para desayunar.

¡Qué zumben truenos, qué rompan rayos, y las maderas del lugar!
Si despierto y me arrebatas,
lo que solo puedo soñar.
Que no es mucho, pero es todo,
lo que puedo alcanzar.
Mientras duermo (y eso es mucho),
de mi vida,
la mitad.

29 Bella

Eres bella.
Eres bella descansada
y también cansada.
Bella cuando la blusa se te pega y
cuando se despega,
caminando ella así contigo, haciéndote
más bella.

Bella con tu pelo alborotado,
con sus infinitas ramas, 
con su trasluz cuando la tiendes,
paso a paso,
salto a salto,
a la luz del sol.

Bella con ojeras al final del día,
bella cuando sudas, 
cuando andas estresada y tan aprisa,
sin correr, o corriendo,
bella en el autobús, bella en el metro.

Eres bella cuando hablas,
cuando me miras cuando hablas.
Bellos tus ojos, su marrón, su blanco,
tan blanco casi entero,
tan limpio,
tan bello.

Es bella tu voz
y los gestos que la ilustran,
las pausas, los silencios que te tomas,
es tan bello cuando hablas.

Eres bella cuando cierras los ojos, 
cuando besas y cierras los ojos
de esa manera,
con esa infinita pasión que hace que
cualquiera quiera ser quien es besado,
quien no es mirado por tus ojos,
estancos, fruncidos, ciegos,
hablando el idioma de los ojos cerrados cuando besas.

Eres bella cuando besas
y cierras los ojos de esa manera.
Haces que un momento en mi rutina haga
la vida tan distinta,
tan bonita,
tan bella.

50 Cosas que podríamos hacer

Te juro que si un domingo de invierno por la mañana me despiertas, me propones preparar 20 litros de café y comprar 20 bolsas de pan de leche para salir a la calle a repartirlo entre los frioleros y los pobres, te diré que sí, te lo juro, me levantaré y lo haré, lo haremos juntos.
No hace falta que lo planeemos antes, yo te diré que sí.

Prometeré entonces sorprenderte y llevarte a comer al rincón más extraño del mundo, aunque podamos mojarnos, caer al vacío, morir de frío o ahogados, quemarnos o atragantarnos. Aunque podamos no saber volver, lo haremos igualmente.

Si quieres puedes colgarte de mí, aunque no estemos en el agua, y decirme a dónde quieres que te lleve, puedo ser como tu taxi viviente, como un gigante que lleva un animal a cuestas, viviendo aventuras, podría ser divertido.
Podemos reírnos de todo, incluso de lo serio, incluso de lo trágico, podemos por un día hacer ver que no existe la muerte, ni el dolor, ni el sufrimiento, que solo existe el humor y que los que están serios están de guasa, esperando sorprendernos en cualquier momento con una carcajada espontánea.

O si quieres podemos gritarnos, hacer ver que somos la típica pareja celosa, y que sospechamos mutuamente que el otro tiene una aventura con alguien, y podemos tirarnos cosas, romper copas, y soltar muchos tópicos como:
''¡Seguro que te ves con la guarra esa de la Cintia, que mira que es guarra que hasta tiene nombre de guarra!''
A lo que yo podría contestarte:
''¡Vete a tomar por el culo! ¡Mis amigas son todas unas guarras para ti!''
Y dar portazos, o vaciar el armario de ropa en plan '¡Me largo!' mientras no dejamos de gritarnos.
Sería genial desahogarnos así, y que los vecinos piensen que tenemos serios problemas, y que el silencio posterior, para ellos signifique el asesinato, y para nosotros sea hacer el amor contra la puerta de madera del armario vacío.

Me encantaría leerte y que me leas en voz alta, me encantaría que te duermas escuchando lo que narro y quedarme dormido con tu voz, con tu mano presa entre mi mano y mi cabeza.
Cuentos, novelas, poesía, héroes, princesas, dragones, y las manos presas, y los ojos que se cierran, y el bostezo, y el silencio.
Si me preguntas si te quiero te diré que no, pero estaré contigo toda mi vida, día tras día, hasta que las ideas y los sueños se extingan, hasta que el sol expulse un rayo gigante y fría el planeta, o hasta que nos convirtamos en angelitos viejos y pueda volar lejos de ti.
Y si me persigues te tiraré mi lira,
y si me atrapas me bajaré al infierno,
y si nos quemamos nos fundiremos y seguiremos estando juntos porque por supuesto que te quiero.

Me gustaría disfrazarme de Spiderman o de caballero Jedi, que entonces tú te conviertas en villano, y tener que destruirte para salvar el planeta, y que tras una tensa lucha donde el sofá se tumba, el gato asustado brinca a esconderse debajo de la mesa, y la saliva se convierte en arma, podamos descubrir que el sofá al revés con una sábana por encima se convierte en la cabaña más acogedora del planeta.

Puedo dibujarte un montón de bocas y ojos en los dedos para que te sientas acompañada cuando te tengas que ir, y cuando te sientas rara, o estés un poco mal, solo tendrás que mirar el montón de caritas que te habré dibujado. Si quieres también puedo ponerle bigote o dibujar una pipa en la boca a alguna de las caritas, a mí me parece más divertido así, cada dedo con su personalidad propia, con su historia.
También podría dibujarte en el meñique a Romeo, en el dedo gordo a Julieta y en los del medio a los familiares con cara de enfado, entonces solo tendrías que cerrar el puño y juntar esos dos dedos de los extremos para encontrar un final feliz.
Y bueno, con todo esto yo creo que ya te sentirás un poco menos rara, o un poco menos mal.

Deberíamos pensar en ponerle nombres propios a ciertas cosas, invertir el sí y el no, y pasarnos el día haciéndonos preguntas. Marcarnos en el calendario celebraciones en días que nos parezcan especiales por cualquier razón coherente, o incoherente, qué más da.
Podríamos creer que la tostadora es el juez supremo de los juicios por nuestras disputas, y obligarnos a madrugar para ver amanecer al menos una vez a la semana.

Podríamos observarnos hasta desfallecer o hasta que surja alguna idea mejor, pero suena mejor ‘hasta desfallecer’.

No sé, es lo que pienso,
pues... cosas que podríamos hacer.

84 Hoy

Hoy es un día más sin ti.
Hay días que empiezan así, con esta frase,
‘’Hoy es un día más sin ti’’.
Y me da mucha pena.

El porche que ocupo, es blanco, como esta mecedora, y justo a mi lado hay otro asiento igual, vacío.
Es otro día más sin ti.

Es tu ausencia, tu posibilidad frente a la negación de la realidad que soporto.
Es el viento que mece todos estos juncos que silban, en caminos eternos de tierra y campo que me recuerdan constantemente, que si paseo, no estarás en el camino, que si encuentro nubes, no tendré junto a mí a esa intérprete, y que si me da por ser feliz, no podré verte sonreír.
Y te prometo que hoy me había propuesto tener un buen día, pero es que el día ha empezado así, sin ti.

No sé qué hacer con todas las palabras que pienso si son para ti.
No sé qué hacer con este baile, con esta canción, con este montón de sentimientos.
Y como dicen, no hay botón.

No sé qué hacer con el futuro que veía y que no va a llegar jamás, por más que mire ilusionado los carros que pasan, y piense, pesado y pronto, ella puede estar, ella puede estar, ella...

Hoy es un día más sin ti, y el sol ha salido para que lo pueda ver bien claro. El aire empuja cada centímetro que tú no ocupas, y el tiempo ha pasado de ser redondo y con agujas, a ser un inmenso, inmenso campo de arena preparado para convertirse en desierto.

Hoy es un día más sin ti,
y cuando llega la noche la lleno de poesía,
de amor y de ganas de vencer a la propia vida.

Venceré.
Venceremos.

93 Me gusta esperarte a mediodía

Me gusta esperarte a mediodía,
y tras tu puerta,
y muerto de hambre al sol.

Me gusta cuando ni me importa la hora,
ni la televisión, ni el sonido,
tan solo esperarte.

Me gusta cuando pasan tantos y tantas pedazos y personas
que no son tú,
y te reconstruyo en todos ellos
mientras te espero.

Me gusta esperarte a mediodía,
cuando el calor me hace sudar y pienso:
Para de sudar, estás nervioso… o quizás es el sol.
Creo que la quiero y hoy es un gran día para
demostrárselo.
Vamos a ser felices.

Me gusta esperarte a mediodía
y ver a los demás empequeñecer,
y atardecen las hojas de los árboles,
y se hace otoño,
y los helados se vuelven bufandas,
y los amarillos y azules
devienen marrones y ocres.

Me gusta esperarte a mediodía
y ver torbellinos arremolinarse en el suelo,
y ascender,
y ver todo aquello que nunca he visto
y por tanto no conozco,
y toda la falta de poesía del mundo
entrando en mí mientras te espero.

Me gusta imaginar que ya llegas,
pronto esta vez, pero tu sonrisa todo lo puede,
y llegará blanca y dulce,
grande, potente,
reventando el espacio y el tiempo,
dejándome seco,
y alimentándome a la vez.

Me gusta esperarte a mediodía
mientras llega el invierno en cada medio cristal de luna,
de portal y de comercio.
Reflejos,
un salto al vacío en mi alma,
en mis recuerdos de instantes infinitos.

Me gusta esperarte a mediodía
y ver atardecer.
Me gusta esperarte a mediodía
y ver el hielo caer.
El grueso tejido de tu jersey que me abraza
desde lejos,
las botas, los charcos.

La pronta oscuridad que nos encierra en cualquier cafetería,
porque no hay mejor café que el que se hace a las ocho de la tarde,
cuando ya está todo oscuro en invierno.
Ese café de los rebeldes que han conocido el verano
y que no están preparados para irse
y renunciar al amor hasta el siguiente.

Me gusta esperarte a mediodía
y ver amanecer, y que de noche vuelva sin ti,
y al día siguiente,
no encontrarte tampoco.

Me gusta esperarte a mediodía
porque nunca llegas
y siempre estás viniendo.

Cada día más cerca,
más tarde, más lento,
más quieto dentro de mí.

Me gusta esperarte a mediodía
y quererte tanto, tanto,
que el otro medio también sea para ti.

VIDEOS

  • 3000 PARAGUAS

  • IMPARABLES

  • LLUVIA

  • GOLONDRINAS

  • FLORES Y MARIPOSAS

FOTOS

Soy un ser humano que nació en el 1988, en Barcelona, España. De familia del sur, apellidos del norte, y según mi ADN, soy un 16% judío sefardí.
Me apasiona todo lo existente en este universo, especialmente las ciencias y el arte.
Creo que la respuesta para absolutamente todo es el amor.
Convierto mis pensamientos y sentimientos en poemas que supuran sensibilidad, y las vivencias traumáticas y el romanticismo que viven en mi interior, en canciones.

¡Muy pronto encontrarás mi libro y disco a la venta en esta misma web!

¡ YA A LA VENTA !

Pensamientos – 100 Golondrinas es un recopilatorio de los más bellos e íntimos sentimientos escritos por el autor, Mendi av.

"Te amo hasta donde los números no saben contar"o "Te borrarás, como se borran las palabras en la arena cuando pasan por encima el agua y la sal" son algunas de las profundas y románticas frases que podemos encontrar en las entrañas de esta obra.

Un mundo interior repleto de golondrinas, campos en primavera, toneladas de amor y mar.

Ya puedes comprar el libro, en formato físico y digital (ebook), en Amazon, La Casa del Libro, El Corte Inglés y muchas otras librerías...


Si quieres leer algunos textos y poemas del libro "Pensamientos - 100 Golondrinas"... ¡Haz click aquí!.



Algunos de los textos que conforman este libro están siendo llevados a la pantalla de una forma bella y delicada... ¡No te los pierdas!

  • Pensamientos - Toda la lluvia

  • Pensamientos - Cuando no estés te espero

  • FECHA

    LUGAR

    EVENTO

    ENTRADAS

  • EVENTOS

  • ¡No se encuentran eventos disponibles!

Contratación y management

Vilano Productions

info@vilanoproductions.com

+34 662 598 342

Barcelona - España

Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando, consideramos que aceptas su uso.

OK | Más información